¿Por qué acudir a un psicólogo?

A veces sentimos que algo no va bien, tenemos sensaciones desagradables, angustia, inseguridad, miedo, rabia, decepción, tristeza, ahogo, soledad. 

En otras ocasiones pensamos que la vida no tiene sentido vivirla, que somos un desastre, una carga, que todo nos sale mal, que no importamos a nadie.

Hacemos lo que no queremos hacer, reñir, criticar, comer o beber en exceso, o dejamos de hacer aquello con lo que disfrutábamos, deporte, aficiones, lecturas.

Cuando esto es así, nuestro cuerpo se resiente, dormimos mal, andamos desasosegados, estresados, tenemos más dolores, más cansancio. Andamos con demasiada prisa, casi sin ver ni disfrutar el momento, tan preocupados por el futuro.

Estamos atrapados sin ver la salida que nos ayude a recuperar el equilibrio.

Desde mi profesión y experiencia puedo ayudarte a ver que te pasa, a buscar juntos qué puede ayudarte a recuperar tu equilibrio, a caminar, a vivir lo que mejor puedas con lo que tienes, que seguro es más de lo que tú ahora ves.